¿Qué Podemos Hacer? ¿y tú?

¿Qué Podemos Hacer?

SIFRA quiere ofrecer ánimo y apoyo a todas aquellas personas en el mundo evangélico que sienten la carga de hacer algo:

  • Formar una Red de personas y organizaciones dedicadas a ministerios y actividades en favor de la vida, tanto en sus principios como a su final.
  • Animarnos mutuamente.
  • Proveer Formación y materiales para la creación de centros de consejería para mujeres en crisis de embarazo.

¿Qué Vas a Hacer?

Ahora te toca responder a esta necesidad. Hay varias maneras en que puedes involucrarte:

  • Infórmate
  • Ora.
  • Haz que se conozca tu opinión, sea uniéndote a manifestaciones, firmando peticiones, etc…
  • Prepárate para entrar en la acción hablando con chicas con embarazos sorpresa de tu entorno o en tu ciudad.
  • Comprométete con un centro o grupo aconfesional de tu ciudad.
  • Abre un centro evangélico.

Una nota final

Si has perdido un bebé o incluso has sido víctima del aborto en el pasado y necesitas hablar con alguien, no dudes en ponerte en contacto. ¡Hay esperanza! 910609784

Anuncios

¿Por qué Preocuparnos?

El llamado bíblico:

Creados y conocidos: “Porque tú… me hiciste en el vientre de mi madre.” Sal 139:13 “Antes que te formase en el vientre te conocí” Jer 1:4

Responsables: “No Matarás” Ex. 20:13 (cf Ex 21:22-25) “¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” Gen. 4:9 “Libra a los que son llevados a la muerte; Salva a los que están en peligro de muerte.” Pr. 24:11

Ponerse en la brecha: “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.” (Ez. 22:30) El vallado durante los tiempos de Ezequiel estaba en muy mal estado. El `vallado´ de nuestro tiempo también está destruido. Y dentro del pueblo evangélico, ¿hallará Dios a los que se pongan en la brecha delante de Él, a favor de nuestra tierra?

La Respuesta Evangélica Actual

Mientras otros grupos se movilizaban, los evangélicos, a pesar de las opiniones contrarias al aborto, apenas nos fuimos mojando con el tema, y a veces reaccionamos tarde, como en el debate de la segunda ley liberalizadora. Sin embargo, damos gracias al Señor por las excepciones que, tanto a título personal, como en grupo, ha habido en este sentido.

Si sientes el llamado de Dios y ganas de ver por dónde te lleva, ¡apúntate!

La Situación ¿Sabías?

Más de un millón de muertes en diez años. Cientos de miles de mujeres destrozadas de diversas maneras.

El aborto es una realidad cotidiana en nuestras ciudades. Muchas clínicas se han abierto por todas partes ofreciendo una ‘solución rápida’ para una situación embarazosa y prometen la vuelta a la normalidad en cuestión de horas. Tristemente esto casi nunca ocurre, aunque en bastantes casos no haya secuelas físicas notables inmediata-mente. Además de las secuelas físicas que pueden ser significantes -hasta la muerte en algún caso- la vida de las mujeres nunca vuelve a ser igual. La relación de la mujer con su pareja o familiares puede verse dañada por las presiones que muy a menudo llevan a la mujer a decidir por el aborto, a pesar de su propio juicio.

En 2011 hubo 118.359 abortos en clínicas en España (el 90% ‘a petición’ y sólo un 3% por riesgo al feto). En la última década esto hace 1.005.976 bebés que no han llegado a nacer. Hasta un 25% de todas las mujeres ha abortado (1,24% de mujeres en edad fértil en 2011). Y estas estadísticas no incluyen los abortos por fármacos comprados en farmacias.

Además de las muertes de bebés, la gran mayoría de las mujeres que han abortado llevan vidas rotas. Tarde o temprano gran porcentaje de ellas entrará en lo que se llama el síndrome post-aborto. Muchas de ellas nunca sentirán el gozo de vivir como antes y poquísimas conocerán el perdón de Dios y una vida totalmente restaurada.